28/06/2019 Sin comentarios Baños, Cocinas, Cuéntanos, Materiales, Uncategorized

LA VIE EN ROSE

La vida en Rosa, así es como veía la vida nuestra querida R después de que acabáramos nuestro trabajo en su casa, o al menos eso decía ella.

Y es que, a veces, no es necesario hacer una reforma integral para que el cambio en nuestro hogar sea de película.

En este caso, únicamente reformamos los dos baños y la cocina. Además colocamos tarima laminada y pintamos el resto de la vivienda.

BAÑOS ANTES DE LA REFORMA

BAÑOS DESPUÉS DE LA REFORMA

Los baños estaban sin reformar, desde que se construyó el edificio, por lo que los sanitarios y alicatados estaban totalmente desactualizados. Además, ambos baños contaban con muy poca luz.

Para ambas estancias, se optó por azulejos de gran formato en tonos claros y neutros, para intentar aportar amplitud a los espacios. Se sustituyeron ambas bañeras por platos de ducha, y este es el resultado.

Para el baño principal se eligieron azulejos Porcelánicos modelo Bosa combinados con el modelo Villa Ibiza de Durston, junto con un conjunto de mueble de lavabo modelo Life de baño10 acabado en roble.

En el baño de cortesía, se optó por los tonos grises, por lo que se colocó el Porcelánico rectificado Covent white combinando con conjunto de mueble + lavabo modelo Vitale slim en antracita.

En la cocina en cambio, pudimos poner un poco más de cariño.

Antes de la reforma, esta estancia contaba con una pieza de galeria que trituraba el espacio. Es por ello que decidimos incorporarla a la cocina, pero limitándola con una celosía de roble calada, que independizaba la zona de galería del resto de la estancia, a la vez que aportaba luminosidad a la cocina.

Como R no quería una cocina totalmente abierta, demolimos el tabique que separaba la cocina del recibidor, y en su lugar colocamos un cerramiento de vidrio y forja negra. Así aportamos luz natural al pasillo, y conseguimos una mayor sensación de amplitud.

A la parte izquierda de estancia colocamos la zona de trabajo, con mobiliario bajo, donde ubicamos el fregadero y la vitrocerámica.

La bancada elegida, una de nuestras favoritas, Porcelánica modelo Estatuario de Neolith, que esta vez se subió verticalmente a modo de peto hasta la altura de la campana. Se combinó con puertas lacadas en blanco con uñero.

A la derecha, ubicamos la zona de columnas, con nevera, horno+micro, persiana que oculta la televisión y despensa con extraibles interiores.

Un toque diferenciador que se le dio a la cocina fue picar el revestimiento del pilar de fachada, dejando visto el hormigón. Únicamente se decidió alicatar la parte baja del mismo, para evitar roces en ese cerramiento. Para ello se eligió un alicatado biselado blanco brillo de 10×20 marca Equipe.

Y para terminar de hacer de esta casa un verdadero hogar, colocamos en toda la vivienda una tarima laminada marca Parador modelo Valere Nova Claro, que junto con la elección de los papeles pintados de Laura Ashley Valencia y los tonos claros de la pintura, aportan mayor calidez a este RENOVADO HOGAR.